viernes, 9 de enero de 2015

Usted y yo.


Usted me quiere, claro
y se le nota
pero advierta usted también
cuanto la quiero.
Con cierta premeditación
y cautela me fui agrandando
en su vida
–y usted en la mía–,
hasta llegar a esta necesidad
de estarnos cerca
y de soñar
–como hacen los enamorados–,
que usted me quiere, claro
y yo la quiero.

Leunam.