miércoles, 14 de enero de 2015

Lo que no quiero - Bertolt Bretch


Sólo hay algo que yo no querría: que me rehuyeras.
Quiero oírte aunque sólo te quejes.
Pues aunque fueses sorda, necesitaría lo que dices
y aunque fueses muda, necesitaría lo que ves,
y aunque fueses ciega, seguiría queriendo verte.

Me has sido adjudicada como mi guardián,
el largo camino no está ni a medio recorrer,
¡considera la oscuridad en la que aún estamos!
Así que no me vale “¡Déjame, que estoy herida!”
Así que no me vale ningún “en cualquier sitio” y sí sólo un “aquí”;
el servicio no ha sido anulado, sino aplazado solo.


Bien lo sabes, no es libre quien se necesita
Yo, sin embargo, te necesito, sea como sea;
digo yo y podría también decir nosotros.

Bertolt Bretch