lunes, 22 de febrero de 2016

Un día de estos - Ernesto Pérez Vallejo

Lluís Ribas

Un día de estos entro en tu casa,
con un arma en la mano y te acribillo
aunque sea de agua.

Todo sea por desahogarme.

O secuestro tu perro flaco
y te pido de rescate un beso
o dos caricias.

Todo sea por consolarme.

O te regalo un ramo de flores
con olor a cloroformo
y así mirarte sin chocar con tus ojos.

Todo sea por degustarte.

Un día de estos te persigo por las calles
pisando tus pisadas,
amando cada huella.

Todo sea por orientarme.

O cojo el primer tren que te esquive
huyo de ti como un cobarde
y empiezo una nueva vida.

Todo sea por resucitarme.

Ernesto Pérez Vallejo