jueves, 4 de junio de 2015

Rima LXXXVII - Gustavo Adolfo Bécquer

    


 Es un sueño la vida,
pero un sueño febril que dura un punto;
         cuando de él se despierta,
se ve que todo es vanidad y humo...

         ¡Ojalá fuera un sueño
         muy largo y muy profundo!
¡Un sueño que durara hasta la muerte!...
Yo soñaría con mi amor y el tuyo.

De: Rimas, leyendas y narraciones

Gustavo Adolfo Bécquer