miércoles, 10 de junio de 2015

La luz que a mí me alumbra.


PALABRAS: NUBES, CIELO, FANDANGO, BANDERA.

El sol implacable de las 4 de la tarde, rebotaba en las fachadas blancas de cal. Por la puerta del casino abierta de par en par, salía el ruido que hacían las fichas de dominó, al ser removidas en la mesa con tapa de mármol. Los socios se sentaban cerca de los grandes ventanales, así podían ver también quien pasaba por la calle. 
Media hora antes de que ella pasara por allí, sentía el hormigueo. Una legión de hormigas que le recorría el estómago y no lo dejaban tranquilo en la silla. Los amigos se reían cada vez que se levantaba para asomarse a la calle. Le preguntaban en plan jocoso:
- Paco, hay nubes en el cielo? Sacamos los paraguas… lloverá? Y todos terminaban riendo.
Él hacía como si no los oyera y volvía a su mesa para poner ficha cuando llegaba su turno y una vez puesta volvía a la puerta de la calle. 
El taconeo de ella era inconfundible. Se le metía por los oídos y le erizaba la piel. La letra del fandango acudía a su mente: 
Que salga el sol o que no salga,
Eso qué me importa a mí,
Si la luz que a mí m'alumbra
Es cuando te veo a ti.
Y sus ojos se clavaban en su cuerpo, y la desnudaba con la mirada, y ella pasaba altiva por la acera de en frente ignorando la admiración que levantaba. Al cruzar la plaza, un fuerte viento levantó el vuelo de su falda, mientras la bandera del Ayuntamiento ondeaba festiva. Sus piernas hermosas y bien torneadas fueron el mejor regalo del día. Volvió a la mesa con una sonrisa luminosa y terminada la partida de dominó, se fue a casa a contar las horas que faltaban para poder verla pasar de nuevo, al día siguiente, por delante de la puerta del casino.

Mamen Andalucía.