martes, 26 de mayo de 2015

El despertar.



PALABRAS: PARAGUAS, CALLEJÓN, CALIBRE, GABÁN


Se despertó sobresaltado, incorporándose en la cama con brusquedad. Apenas entraba luz por la ventana del dormitorio que daba a un callejón oscuro y estrecho. En el rincón de la estancia, colgado de un viejo perchero, el gabán parecía haber cobrado vida. Entonces reparó en la niña arrodillada en el suelo que con sus manos lo sacudía violentamente. Se frotó los ojos con fuerza y volvió a mirar, pero todo seguía igual. No estaba soñando. La niña se levantó y cogió un sucio y empolvado paraguas que reposaba en el respaldo de una silla. Con su ayuda terminó descolgando el gabán del perchero. Lo palpó nerviosa y del bolsillo interior sacó un arma de grueso calibre, que se veía enorme en sus pequeñas manos. La niña la sujetó fuertemente, se acercó despacio a la cama y le apuntó directamente al pecho.

El zumbido del despertador le anunció el inicio de un nuevo día.

Mamen Andalucía.